Web Miss Fantasias

viernes, 26 de febrero de 2010

Musculatura Vaginal y Ejercicios Kegel

En la entrada de la vagina tenemos un pequeño grupo muscular denominado pubococcígeo (PC), es el principal músculo del SUELO PÉLVICO, y rodea la parte inferior de nuestra uretra, vagina y ano. Una de sus funciones es sostener la vejiga, el útero o matriz y el recto.

¿Por qué motivos se debilita el suelo pélvico?

1. El paso de los años y el efecto de la gravedad hace que se produzca una debilitación natural de estos músculos.
2. Durante el embarazo no solamente nuestros PC sostienen los órganos internos, sino que tienen que soportar durante 9 meses el peso del feto, de la placenta… lo que provoca una distensión de los músculos.
3. Debido a realizar deportes de impacto, como montar a caballo, aerobic, step…
4. La menopausia, ya que por el descenso de hormonas femeninas se debilitan los músculos vaginales.
5. Por herencia genética.
6. Por aguantar la orina habitualmente, vestir con ropa demasiado ajustada o en ocasiones al reírnos, estornudar o toser, momentos en los que no somos capaces de controlar la presión abdominal y se nos pueden escapar unas gotitas de orina.

Las consecuencias de perder tonicidad en este músculo:

* incontinencia urinaria de esfuerzo,
* prolapsos (desprendimiento de matriz, útero, vejiga o recto),
* y disfunciones sexuales o falta de sensibilidad en la vagina.

Es un músculo que necesita estar fortalecido, ya que además de prevenir estos problemas, nos ayuda a las mujeres a luchar contra la sequedad vaginal; si la musculatura pubococcígea está tonificada la afluencia de sangre aumentará en la zona genital y esta presión sanguínea provoca que la humedad se filtre a través de las paredes vaginales, lo cual nos llevará a mejorar y aumentar nuestra lubricación natural, tan necesaria durante el climaterio.

¿Cómo podemos fortalecer el músculo PC?

Realizando los ejercicios diseñados por el ginecólogo Dr. Kegel para un programa de gimnasia vaginal; ¿en qué consisten? lo primero es localizar el grupo muscular, distinguir cual es, para centrar tu atención en él. Una de las funciones del músculo que ahora estás buscando es controlar el flujo de la orina.

ATENCIÓN: sólo se debe apretar la musculatura PC, ni el abdomen, ni los muslos, ni los glúteos, ni cualquier otra parte de tu cuerpo. Cuando necesites orinar, ve al baño y empieza a orinar. Aprieta tus músculos PC e intenta parar y miccionar de nuevo. No te preocupes si no lo consigues, sigue intentándolo y lo lograrás. Hazlo con las piernas separadas para que no interfieran otros músculos. Cuando seas capaz de cortar y dejar fluir el chorro de orina a voluntad, comienza a apretar el músculo PC y a retenerlo, igual que lo hacías para detener la orina, contando hasta tres. Después relaja el músculo. Lo aconsejable sería hacerlo unas 20 veces diarias, lo puedes hacer en cualquier lugar y momento del día, puesto que nadie los nota.
Otra opción para fortalecer el músculo, recomendada por matronas, ginecólogos, sexólogos y fisioterapeutas especializados en la rehabilitación del suelo pélvico, es el uso de las bolas chinas para combatir la pérdida del tono muscular vaginal. Hay mucha mitología con respecto a las bolas chinas, pero realmente su única función es TERAPEÚTICA, cuando la mujer las lleva puestas está realizando gimnasia (los ejercicios de Kegel) sin darse cuenta, ¿cómo?: Las bolas chinas constan de dos bolas unidas por un cordel, con una bolita en su interior, las bolitas internas vibran con nuestro movimiento generando una estimulación en las paredes vaginales, por lo que aumenta el riego sanguíneo a la zona genital, mejorando el tono muscular y aumentando así la lubricación natural. Es esencial andar cuando las lleves puestas, ya que si la mujer se sienta o se tumba no hacen ningún efecto, al no vibrar la bolita interna. Se colocan poniendo un poquito de lubricante en la primera bola y se introduce, posteriormente hacemos lo mismo con la segunda, el hilo queda fuera de la vagina para tirar de él cuando queramos sacarlas, quedan encajadas en la vagina como un tampón. Al principio aconsejo que se lleven puestas para andar por casa, y acostumbrarse a la sensación y así ganar seguridad con ellas puestas.

¿Por qué son tan beneficiosas?

* La estimulación que provocan las bolas en la vagina activa y favorece la lubricación natural.
* Se tiene mayor control del músculo PC, del suelo pélvico.
* Evita la incontinencia urinaria.
* Reducen y evitan el prolapso de los órganos.
* Intensifica la sensibilidad vaginal, ya que el músculo PC es el mismo que forma la plataforma orgásmica y se contrae durante el orgasmo, si este músculo está fortalecido los orgasmos son más intensos.
* También el uso de las bolas ayuda a estar más en contacto con tu sexualidad, a pensar más en ella.
* Dilatan y preparan antes de la penetración, aumentando el placer.

Para las mujeres con tendencia a infecciones existen unas bolas hipoalérgicas diseñadas por un ginecólogo alemán, que además son ergonómicas ya que son más ovaladas y poseen unas aristas que se adhieren a las paredes vaginales. En cualquier caso llevarlas puestas 10 minutos al día es suficiente para que hagan su efecto.

Matronas, ginecólogos, sexólogos y fisioterapeutas especializados en la rehabilitación del suelo pélvico recomiendan el uso de bolas chinas. En algunos centros médicos de Cataluña proponen el uso de las bolas chinas en los cursos de preparación al parto/postparto y en los talleres de información para mujeres menopáusicas.
Fuente: www.naturlinesex.eu